EXPOSICIÓN COLECTIVA EN MADRID. "OTRA REALIDAD", FUNDACIÓN ARCILLA. MADRID 2015
PRESELECCION "FIGURATIVAS 15" CERTAMEN DEL MUSEO EUROPE DE ARTE MODERNO (MEAM). BARCELONA ESPAÑA
CRISTINA FAESLER (SECRETARIA DE CULTURA DE MORELOS), MTRO. ARNALDO COEN Y LOURDES SOSA. EXPO VIOLENCE AGAINST WOMEN
DE LA EXPO VIOLENCE AGAINST WOMEN. LA JORNADA MORELOS
DE LA EXPOSICIÓN "VIOLENCE AGAINST WOMEN". NOTAL DIARIO DE MORELOS
CRISTINA FAESLER Y ALBERTO PENAGOS. "EXPOSICIÓN VIOLENCE AGAINST WOMEN"
CRISTINA FAESLER Y ALBERTO PENAGOS. "EXPOSICIÓN VIOLENCE AGAINST WOMEN"
INVITACIÓN EXPOSICIÓN VIOLENCE AGAINST WOMEN
"DIÁLOGOS ENTRE PINTORES" CONFERENCIAS SOBRE PROYECTOR PICTÓRICOS
"DIÁLOGOS ENTRE PINTORES" CONFERENCIAS SOBRE PROYECTOR PICTÓRICOS
REPORTAJE "EL DIARIO DE MORELOS"
REPORTAJE "EL DIARIO DE MORELOS"
PUBLICACIÓN EN EL DIARIO "LA OPINIÓN DE MORELOS" ABRIL 2014
PUBLICACIÓN EN EL DIARIO "LA OPINIÓN DE MORELOS" ABRIL 2014
BECA ACADEMIA DE BARCELONA
BECA "BAA" BARCELONA, ESPAÑA.
SELECCIÓN PREMIO DE DIBUJO "ANTONIO DEL RINCÓN 2013". MADRID, ESPAÑA
SELECCIÓN PREMIO DE DIBUJO ANTONIO DEL RINCÓN. MADRID, ESPAÑA
EXPOSICIÓN ZARAGOZA, ESPAÑA
EXPOSICIÓN ZARAGOZA, ESPAÑA
PUBLICACIÓN ANUARIO "ARTE Y LIBERTAD VIII" . ZARAGOZA, ESPAÑA
PUBLICACIÓN ANUARIO "ARTE Y LIBERTAD VIII" . ZARAGOZA, ESPAÑA
PUBLICACIÓN "GUÍA LEONARDO 2013", MADRID, ESPAÑA
PUBLICACIÓN "GUÍA LEONARDO 2013", MADRID, ESPAÑA
SIBILAS, 2012 (DETALLE)
SIBILAS, 2012 (DETALLE)

Sabores y colores, una exposición diferente

          

        

Categoría: Reportajes

Publicado el Miércoles, 24 Octubre 2012 00:10

 

sumario

MARÍA GABRIELA DUMAY

A menudo hemos platicado sobre la necesidad de que la empresa privada asuma su responsabilidad para con la cultura, tal parece que estamos esperando que sean los gobiernos quienes emprendan todas las acciones culturales y respalden a los artistas, ya sea que se trate de artistas plásticos, escritores o músicos.

Para mi sorpresa fui invitada a la inauguración de un espació diferente; “Gabilondo”, sí, en pleno Centro Histórico de Cuernavaca, en la acogedora calle Comonfort, por allí donde los fines de semana, se instala nuestro querido Callejón del Libro.

El nombre se debe a que precisamente en esa casa vivió Gabilondo Soler. Apuesto que el amable lector ignoraba que el maravilloso “Cri-Cri” había vivido en nuestra ciudad, al menos yo no lo sabía.

Se trata de una hermosa casona, como las de entonces con un patio central, que ha sido bellamente remodelada bajo la cuidadosa cautela del INAH y donde se ha aprovechado cada espacio incluyendo la azotea, cubierta por lonarias y con pantallas de malla que la aíslan del intenso sol y del tráfago citadino.

Lo más interesante es lo que allí sucede; algunos restaurantes pretenden funcionar como restaurante-galería, cuando lo que en realidad hacen es utilizar la obra para decorar sus paredes. ¡No en Gabilondo! Aquí se trata de un concepto global perfectamente planificado, donde la obra de arte es exhibida con toda la dignidad que el tema requiere, donde cada exposición es inaugurada comme il faut, donde el comensal recibe un hermoso catálogo y puede degustar ricos platillos mexicanos o de cocina fusión rodeado de arte.

Pero el concepto no para allí, Gabilondo está rescatando el concepto de “peña” tan en boga en los años 70, esto en la azotea y con conocidos trovadores y en los fines de semana.

También están planeando incluir presentaciones de libros, cine club, teatro de cámara y todo tipo de actividades culturales de forma tal que el lugar llegue a ser un espacio único donde los artistas encuentren un refugio (incidentalmente no se les cobra comisión cuando se vende una obra lo que les permite mantener precios de taller), y los clientes puedan disfrutar de lo exquisito y bien cuidado del ambiente. Un espacio para conocedores y un gran atractivo para el turista.

Pero vamos a concentrarnos en la exposición que permanecerá abierta hasta el 29 de diciembre. Se trata de una colectiva de los integrantes del Colectivo Crisol, 12 creadores “que se han encontrado en el camino”, una muestra ecléctica puesto que lo que los une es su amor y dedicación a la plástica, distintos temas y diferentes técnicas, que la estupenda museografía del curador Enrique Lambarri, logra traducir en un todo armónico. Artistas de larga trayectoria y reconocimiento y jóvenes creadores que inician su camino, reunidos por la belleza de su expresión. Vamos a recorrer la exposición, para lo cual me serviré del orden en que aparecen en el catálogo

Víctor Hugo Castañeda: Maestro de talla internacional, nacido en Michoacán, pero desde largo tiempo avecindado en Morelos, con una gran capacidad para manejar todos los materiales de la escultura desde el bronce al mármol, se inició estudiando en La esmeralda con Zúñiga y posteriormente con Felipe Castellanos, sin embargo, ha encontrado su propia expresión de la belleza femenina ya que es la mujer el tema principal de su discurso plástico. Sobre Castañeda escribió el crítico Alfonso de Nouvillate: “Este escultor de la masa elocuente, del gigantismo controlado, de las formas sinuosas y acariciantes muestra su interés estético y formal por la estructuración de entidades arquetípicas: la mujer ideal, desnuda, exuberante, en posición sexualmente provocativa, venusina. Sus mujeres representan el culto febril e inagotable a lo bello, a lo que puede ser lo tradicional recuperado y lo estético y emergente. Siempre válido.”

Efectivamente Castañeda es un amante de la forma perfecta, el ideal al que sin duda se refiere Nouvillate, emanada de la tradición griega pero perfectamente acomodada al concepto actual de belleza femenina, esbelta y delicada. Pero algo sucede dentro del concepto del artista, hace algún tiempo las caderas femeninas se amplían, aproximándose quizá a una belleza más cotidiana, más latina y desde allí surge el salto mortal, abandona la estética tradicional y descubre a la mujer que es más pueblo, una contradicción al gusto moda, carnea, pletórica, pero aún así de innegable belleza. Las “gordas” de Castañeda, muy alejadas del concepto Botero, la volumetría de Castañeda sugiere las carnes cálidas de mujeres reales. En la exposición que ofrece Gabilondo, se muestran ambas etapas de este gran escultor, por mi parte me he enamorado de sus “gordas”, tan cómodas en sus cuerpos desbordantes.

Sirenia González: Esta pintora morelense encuentra inspiración para sus óleos, de excelente factura, en los temas autóctonos, rostros indígenas, rebozos y morrales, los frutos de la tierra las cuelgas de ajos y las sandías, las canastas y los cacharros de barro. Su obra nos sumerge en una atmósfera que es la suya, la nuestra y que la modernidad amenaza con desaparecer, pero rescatada por Sirenia.

Alberto Vázquez: otro de los artistas de talla internacional que forman parte del Colectivo Crisol, el maestro Vázquez Navarrete plasma el mundo que contempla desde su estudio en Tepoztlán, mercados, ferias populares, los infaltables globeros que parecen llenar el aire de mágicos colores. Un estilo muy propio donde cada centímetro del lienzo se convierte en vida, en bullicio, en gente que va y viene cada uno en su particular tarea, a pesar de ese lleno total, la obra de Vázquez no fatiga, por el contrario es una pieza de arte que se contempla con deleite para encontrar cada vez un nuevo detalle.

Ranulfo González: Nacido en Guerrero, pero desde pequeño vive en Morelos, quizá de su profesión de arquitecto le viene su gran capacidad para el dibujo y la perspectiva que lo convirtieron por derecho propio en el pintor de las haciendas, esos vestigios señoriales que a menudo encontramos en nuestro estado. Pero otros temas reclamaron el talento de Ranulfo, hermosas y oníricas composiciones pintadas con la maestría del hiperrealismo.

 Alberto Penagos: este joven pintor que conocimos cuando transitaba por el abstracto, transcurre hoy con singular talento por el camino del hiperrealismo. No puedo evitar preguntarme si esta tendencia es una respuesta contestataria ante tanta improvisación de quienes eluden el rigor del oficio.

Enrique Lambarri: Pocos artistas he conocido con el talento creativo de Lambarri, lo he visto en acción creando un tren zapatista a partir de unos pedazos de madera, como pintor revela su disciplina en la limpieza de su composición y en el manejo del claroscuro, su obra posee una atmósfera de misterio que da cuenta de su sensibilidad.

Hugo Ortíz: uno de los mejores dibujantes de Morelos, ahora dibuja con los pinceles sirviéndose de la veta de la madera como el fondo adecuado para sus hermosas figuras trabajadas en sepias. Obra mística y onírica que nos atrapa en un discurso plástico del que surgen innumerables preguntas pese a su aparente sencillez.

Roberto González, Leticia Moguel, José Miguel Mourinho, José Aguirre, Benjamín Sánchez e Ismael López, me habría gustado comentar la obra de cada uno, dos razones me lo impiden; al no conocer su obra en conjunto, sería irresponsable de mi parte hacer un comentario a partir de una sola obra y por otra parte ya he excedido con mucho el espacio de este artículo. Sin duda el amable lector acudirá para formar su propio juicio sobre esta

interesante exposición.